El periodo de Navidades y la llegada de Internet tienen un gran punto en común para los consumidores: la capacidad de hacer compras online directamente desde su ordenador personal.

Y es que la generalización de las compras a través de la red han venido a suponer un fuerte empujón a la posibilidad de ahorrarse uno de los costes que normalmente lleva aparejada cualquier compra: el coste de desplazamiento. Contratar seguros de moto baratos no implica ya desplazarse por las aseguradoras y comparar uno por uno los seguros de moto , las características y el precio que nos ofrecen en las pólizas, sino que hay otro tipo de soluciones.

¿Razón? En marketing, y también por extensión en marketing online, el precio final que se desembolsa no debe ser considerado el único coste de una compra, sino que hay otros que vamos a analizar y que como esos costes influyen en lo que finalmente nos cuesta el producto.

 

 

Algunos elementos integrados en lo que cuesta un producto

Además del precio del propio producto, podemos entender que forman parte de su coste elementos como el citado coste de desplazamiento. Imaginemos que queremos comprar una estantería en Alemania llamada Lagertechnik. ¿Cuánto nos supondría desplazarnos hasta Alemania para comparar productos o simplemente desplazarnos hasta la tienda en la ciudad en que vivimos para pedirles precios y catálogos?

Dicho coste de desplazamiento es el referido a lo que nos cuesta en cuestión económica, de tiempo, de utilización de recursos el tener que ir desde el sitio en el que nos encontramos hasta el lugar en que se encuentra el producto que deseamos adquirir. Puede ser el tiempo que tenemos que dedicar a ir a un estudio de arquitectura a revisar unos planos o al centro comercial a comprar un juguete.

Internet y las compras online han venido a reducir ese tipo de costes hasta cero, ya que desde nuestro ordenador personal, portátil, tablet o teléfono móvil tenemos la posibilidad de hacer una compra desde allí donde estemos.

 

 

El coste de comparación

Implica tiempo, implica recursos y no pocas veces implica lucro cesante. Dedicar tiempo a comprar es una de las actividades que no pocas veces nos trae de cabeza y la red de redes supone, asimismo, una gran ayuda en ese sentido. Recordemos el caso de Lagertechnik o Palettenregale de las estanterías alemanas.

Cuando buscamos un seguro de coche barato tenemos múltiples websites en las que encontrarlo, pero también hay comparadores de seguros que logran ese mismo objetivo. Internet está ya consiguiendo la introducción de buscadores y compradores de productos.

Calidad y cantidad son dos conceptos que han de compaginarse en un comparador de seguros de coche baratos y la facilidad de ver los datos y la rapidez en la consecución de los mismos una figura clave para el desarrollo del comercio online.

 

Precio final de un producto: Internet y mundo offline

No pocas veces por ahorrar unos céntimos desperdiciamos muchos euros en tiempo y en poder realizar otro tipo de actividades.

Con ello tenemos, en nuestra bolsa de cosas a sumar al precio del bien, servicio o idea que queremos asumir:

  • coste de desplazamiento
  • coste de comparación
  • coste económico
  • coste de explicar al comercial o dependiente lo que queremos

y otros similares hace que, al final, el precio que pagamos pro el producto sea algo más que el dinero que desembolsamos.

Si quieres más información sobre temas de marketing online, te recomendamos visitar https://abelpardo.com y https://aigendigitalmarketing.net.

¡Feliz Navidad! Y si te parece interesante ya sabes, ¡Compártelo en redessociales haciendo click en +1, me gusta o twitter!